Tratamiento

Tratamiento

Algunas personas que sufren síntomas leves no necesitan medicamentos, y otras pueden dejar el tratamiento una vez que la enfermedad se vuelve inactiva. A veces, los síntomas cutáneos relacionados con la esclerodermia desaparecen solos en unos años, mientras que el tipo de esclerodermia que afecta a los órganos internos por lo general empeora con el tiempo.

No hay medicamentos que puedan curar o detener el proceso de la esclerodermia, pero hay varias categorías de medicamentos que pueden controlar los síntomas o ayudar a impedir complicaciones. Ellas incluyen medicamentos para la presión sanguínea para ayudar con los problemas de los pulmones y los riñones y también con el fenómeno de Raynaud, supresores inmunológicos, antiácidos para el reflujo, antibióticos para combatir las infecciones causadas por úlceras en las puntas de los dedos y analgésicos tanto de venta libre como recetados. Otras terapias alternativas para la esclerodermia incluyen masajes, bioretroalimentación (biofeedback), terapia de hipnosis, apoyo nutricional, manejo del estrés, tal como auto-hipnosis y meditación, y protección y calentamiento de las manos.