Sobre la Esclerodermia

Esclerodermia

 

La esclerodermia es un tipo de enfermedad reumática autoinmune y progresiva que afecta a alrededor de 300.000 norteamericanos. Cuando una persona sufre de esclerodermia, el sistema inmune del cuerpo destruye los tejidos normales y sanos y los reemplaza con tejido cicatrizal. El nombre viene de las palabras griegas “sclero”, que significa “duro” y “derma”, que significa “piel”. Se caracteriza por el endurecimiento y engrosamiento de la piel y los tejidos conectivos, pero también puede afectar a los pulmones, el esófago, los riñones y el tracto digestivo. Las mujeres se ven afectadas más que los hombres y la enfermedad se inicia entre las edades de 30 y 50 años.

 

Existen dos tipo de esclerodermia: localizada y sistémica. La esclerodermia localizada incluye parches duros de forma ovalada en la piel y líneas o rayas de piel engrosada en los brazos, las piernas y la cara. La esclerodermia sistémica involucra a varias partes o sistemas del cuerpo. La esclerodermia no es contagiosa y no causa cáncer. Las causas principales de muerte en los pacientes con esclerodermia son hipertensión pulmonar, fibrosis pulmonar e insuficiencia renal.