Síntomas

Síntomas

Casi todos los pacientes que tienen esclerodermia sufren del endurecimiento de porciones de la piel, los cuales varían con respecto al número y ubicación, con movimiento limitado en las áreas afectadas. Debido a la tensión de la piel, también tienen apariencia lustrosa. El fenómeno de Raynaud, una fuerte respuesta al frío caracterizada por dolor o el cambio de color de los dedos de las manos y los pies es una de las señales tempranas de esclerodermia, pero también puede ocurrir en personas que no sufren de dicha enfermedad. Otros síntomas incluyen la sequedad de los ojos y la boca, problemas digestivos tales como reflujo, dificultades con la absorción de nutrientes, y más rara vez, insuficiencia cardíaca, pulmonar o renal, las cuales pueden ser mortales.