Dieta

Dieta

No existe una dieta específica para la esclerodermia porque la enfermedad varía mucho de un individuo a otro. Sin embargo, las recomendaciones generales incluyen el ingerir una dieta anti inflamatoria balanceada que también proporcione energía, proteínas, vitaminas y minerales. Las personas que sufren de esclerodermia tienden a mejorar cuando consumen pequeñas comidas de forma frecuente y eligen alimentos frescos, integrales y mínimamente procesados que sean fácil de tragar. Deberá evitarse el consumo de conservantes, ingredientes artificiales y aceites hidrogenados. También se recomienda reducir el consumo de azúcar y beber agua fresca filtrada. Ya que la esclerodermia es una enfermedad auto inmunológica por la cual el sistema inmune ataca los tejidos saludables, se recomienda a los pacientes que eviten consumir hierbas tales como la equinácea, que estimulan el sistema inmunológico.