Tratamiento

No existe cura para la artritis. Las opciones de tratamiento dependen del tipo de artritis que la persona tenga. El tratamiento podrá incluir fisiatría para mantener la salud de las articulaciones y fortalecer los músculos que soportan a las mismas, cambios en el estilo de vida, incluyendo ejercicio y control del peso, el uso de aparatos ortopédicos, inyecciones de corticoesteroides en las articulaciones afectadas, y medicamentos recetados o de venta libre. Los medicamentos pueden reducir el dolor y la inflamación. Algunos de ellos (corticoesteroides orales) están diseñados para suprimir el sistema inmunológico que está atacando a las articulaciones, como en el caso de la artritis reumatoidea, mientras que otros medicamentos más nuevos frenan los procesos subyacentes que causan ciertas formas de artritis inflamatoria. Es posible que algunas personas que no respondan a los medicamentos recurran a la cirugía para reemplazar las articulaciones afectadas.