Sintomas

Síntomas

Los síntomas de la osteoartritis varían de leves a muy severos e incluyen dolor de las articulaciones, sensibilidad cuando se aplica presión, rigidez, pérdida de la flexibilidad, sensación de fricción, y espolones óseos como resultado de la fricción de los huesos. Más a menudo la enfermedad afecta las manos y las articulaciones que soportan el peso del cuerpo, tal como las rodillas, las caderas, los pies y la espalda, pero puede afectar a casi todas las articulaciones del cuerpo. Las mujeres se ven más comúnmente afectadas que los hombres. Al principio la mayoría de la gente comienza a notar dolor y rigidez en las articulaciones afectadas luego de permanecer sentados durante largo rato o cuando se levantan de la cama por la mañana. El dolor tiende a empeorar a medida que avanza el día o con el incremento de la actividad, y se reduce al descansar. En aquellos casos de osteoartritis de la columna, los nervios podrán verse afectados, lo que causa ráfagas de dolor, sensaciones de adormecimiento o debilidad en los brazos y las piernas.