Medicamentos

Medicamentos

La Administración Nacional de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) sólo ha aprobado unos pocos medicamentos específicos para el lupus eritematoso sistémico. Aunque estos medicamentos no son una cura, sí pueden ayudar a controlar los síntomas. Ellos incluyen los corticoesteroides prednisona, rednisolona, metilprenisolona e hidrocortisona, medicamentos que se usan para tratar la malaria, como hidroxicloroquina y chloroquina, y el anticuerpo monoclonal belimumab, el primer fármaco aprobado para el lupus en más de cincuenta años (aprobado en el 2011).

Para los dolores más leves se recomienda aspirina, medicamentos anti inflamatorios no esteroideos de venta libre, tales como naproxen sódico e ibuprofeno, aunque hay versions de los mismos más fuertes que se pueden tomar si el dolor es más severo. Los medicamentos que suprimen el sistema inmunológico pueden ser de ayuda para aquellos pacientes que tienen casos severos de lupus eritematoso sistémico. Éstos incluyen azatioprina, micofenolato, leflunomida y metotrexato. Otros medicamentos adicionales que pueden ayudar con algunos de los síntomas de la enfermedad incluyen diuréticos para la retención de líquidos, medicamentos para la alta presión arterial, antibióticos para las infecciones, anticonvulsivos y medicamentos para fortalecer los huesos en casos de osteoporosis.