Medicamentos

Medicamentos

Los fármacos que se usan más comúnmente para tratar la espondilitis anquilosante son los medicamentos anti inflamatorios no esteroideos (NSAIDs, por su sigla en inglés) y la indometacina, ya que alivian el dolor y la inflamación. En los casos de aquellas personas en los que este tipo de medicamentos no surten efecto, se podrá recetar bloqueadores del factor de necrosis tumoral. Este tipo de medicamentos se administra por vía intravenosa y bloquea una proteína llamada FNT que incrementa la inflamación. Se ha demostrado que reducen la actividad de la enfermedad. Los inhibidores de anti-interluqina 6, tales como tocilizumab, han sido aprobados para el tratamiento de artritis reumatoidea, y el anticuerpo monoclonal rituximab en la actualidad está siendo estudiado.