Dieta

Dieta

No hay una dieta que cure o sirva como tratamiento para la espondilitis anquilosante. Hay cierta evidencia que los suplementos de omega 3 o una dieta con altos contenidos de alimentos ricos en omega 3 tales como el salmón y las semillas de lino puede reducir la actividad de la enfermedad. El consumir una variedad de frutas y verduras y limitar el consumo de azúcar, grasas saturadas y alimentos procesados (los cuales tienden a estimular la inflamación) es una buena manera de cerciorarse de que la persona ingiera todas las vitaminas y minerales necesarios para permanecer en buen estado de salud y mantener un peso ideal. Por otra parte, se sabe que los granos integrales, los cuales se considera que disminuyen la inflamación y fomentan la salud cardíaca, desencadenan síntomas en las personas que sufren de artritis, incluyendo la espondilitis anquilosante.

Es posible que el mantener un diario sobre los alimentos consumidos sea beneficioso para las personas que sufren de esta enfermedad con el fin de notar cómo se sienten cuando ingieren o restringen ciertow alimentos específicos. Además, ya que toda condición que limita el movimiento puede llevar a osteoporosis, las personas que sufren de espondilitis anquilosante deben considerar el tomar suplementos de calcio y vitamina D.