Dolor

Dolor

La mayoría de las personas que sufren de artritis reumatoidea sienten dolor frecuente o continuo ya que la inflamación de las articulaciones causa sensibilidad. La inflamación puede causar un dolor agudo que viene en ráfagas, mientras que el daño a lo largo del tiempo también puede hace que empeore el dolor aun si ya no hay inflamación. Cuando una persona ha vivido con artritis reumatoidea durante mucho tiempo, el estrés físico y emocional también puede hacer que empeore el dolor ya existente. El dolor puede ser extremadamente debilitante, afectando tanto la calidad de vida como la capacidad de desempeñar tareas diarias simples tales como sostener u vaso, escribir, o subir las escaleras. También puede llevar a fatiga, sensación general de malestar, y pérdida del apetito.