Artritis reumatoidea

Artritis reumatoidea (AR)

La artritis reumatoidea es una enfermedad inflamatoria crónica incurable que causa dolor, rigidez, hinchazón y pérdida del funcionamiento de las articulaciones de todo el cuerpo, pero más a menudo afecta las pequeñas articulaciones de las manos y los pies. El sistema inmunológico supuestamente debe proteger al cuerpo, pero en el caso de la artritis reumatoidea, se torna en contra del mismo y ataca a los tejidos, incluyendo los ojos y los pulmones. No hay una causa definitiva y no existe cura, aunque los científicos continúan empeñados en encontrar una. La artritis reumatoidea puede atacar a cualquier edad, aunque por lo general comienza entre los 40 y los 60 años de edad, y es más común en las mujeres que en los hombres. El diagnóstico temprano es muy importante porque, de permanecer sin tratamiento, puede causar daño a las articulaciones y aun la destrucción permanente de las mismas.

La artritis reumatoidea incrementa el riesgo de desarrollar otros problemas de salud, incluyendo osteoporosis, la pérdida ósea que lleva a tener huesos débiles y quebradizos, los cuales son altamente susceptibles a las fracturas, síndrome del túnel carpiano, una condición causada por la compresión de uno de los nervios de la muñeca, lo cual conduce a tener una sensación de adormecimiento, cosquilleo y debilidad de las manos y las muñecas, problemas del corazón tales como arterias tapadas, ataque al corazón, insuficiencia cardíaca e inflamación y fibrosis del tejido pulmonar, lo cual conduce a dificultades respiratorias progresivas.